domingo, 9 de diciembre de 2007

Carta a Revista Cromos: ¿Qué es la “objetividad”?

Bogotá, Julio 10 de 2000

Señores
Revista Cromos
Atte Marianne Ponsford
Directora.


Qué es la “objetividad” fue la pregunta que me surgió al leer la desafortunada columna titulada “Al cuarto de San Alejo” escrita por Adriana Mejía en la edición 4301 de su revista.

Por supuesto yo pensaba que la señora Mejía era objetiva, pero al leer y releer el texto en mención me queda claro que para escribirlo ella se mal-informó como la mayoría de los colombianos en las versiones sesgadas y amarillistas que sobre la “marcha del Orgullo Gay” de Bogotá, presentaron los noticieros nacionales y no en la observación directa como era lo debido.

Yo mismo entrevisté para un video (que se halla en edición) a cada uno de l@s periodistas y camarógrafos que cubrieron la marcha y mi sorpresa fue grande; en algunos casos la cubrieron periodistas de “farándula”, tal vez por que los derechos sexuales no se consideran un hecho político o porque los políticos son “farándula”. Creo que a Mejía, que conoce por experiencia los medios, debería haberle inquietado que las imágenes de “todos” los homosexuales presentados fueran las de hombres luciendo extravagantes maquillajes y prendas femeninas, y me sorprende aún más que no se hubiera preguntado por qué en Colombia no marcharon hombres y mujeres comunes y corrientes. La respuesta hubiera sido obvia: Los seres cotidianos, la gran mayoría de las lesbianas y homosexuales que marchamos, no somos visualmente atractiv@s por estar vestidos con nuestros atuendos habituales (socialmente aceptados) y no fuimos “noticia”. Si Ella hubiera estado presente habría visto a las madres que acompañaron a sus hij@s, a familias con sus pequeños abriéndose mentalmente a una cultura de tolerancia, a las personas desde las ventanas de los edificios demostraron su solidaridad, a otras que desde sus balcones desplegaron la bandera gay, a un sin fin de transeúntes que aplaudieron y en fin al otro 95% de personas que participamos de la marcha, además de los que observaron y manifestaron su desacuerdo.

Los homosexuales somos tan diversos como homosexuales hay. La diversidad sexual es amplia, y lo es porque es parte del ejercicio del derecho a la diferencia y así como a ningún lector le molesta la declaración pública de heterosexualidad que Mejía hace, a nadie debería afectarle que un grupo de lesbianas y homosexuales, durante un día en el año se tomen las calles para gritar con orgullo que son lo que escogieron ser, pero sobre todo para recordar que existen, que hacen parte de la sociedad y tienen los mismos derechos que l@s heterosexuales, aun cuando esto tan solo sea protesta y letra muerta.

Hace algo más de veinticinco años fundé el Movimiento de Liberación homosexual en Colombia. Por mi lucha, he sido reiteradamente amenazado de muerte y lamento profundamente visiones sesgadas y sexistas como la de Mejía. Posiciones como la suya, que no distan mucho de la del papa de los Católicos, incrementan el estigma y la discriminación, la intolerancia y la violencia social. L@s seres human@s, cualquiera que sea su orientación sexual tenemos derecho a ser tan felices como ella lo es siendo heterosexual. Tenemos derecho a la autodeterminación y a vestir como queramos si ello nos ayuda a ser plenos y felices.

Lamento que una publicación reconocida y de tanta trayectoria como Cromos permita que sus páginas sean un espacio para artículos que como el de Mejía aumentan la desinformación por carecer de objetividad periodística , profundidad y contacto con la realidad tratada.

De ustedes, lector.

Manuel Antonio Velandia Mora
CC19´356.600 de Bogotá
Director Equiláteros Proyecto colombiano de Diversidad y Minorías Sexuales

CC : Adriana Mejía
PD: Se utiliza la @ cuando el texto se aplica a mujeres y hombres como una forma de no discriminar por razones de sexo o de género.

Como respuesta a esta carta la Revista Cromos publicó un articulo titulado "Piense hasta tres señor Velandia" es us edicion de la siguiente semana.