miércoles, 19 de diciembre de 2007

El cuerpo es un espacio de comunicación

Manuel Velandia Mora
Viernes, 25 de Enero de 2002 11:26:34 PM


El cuerpo es un espacio de comunicación, un espacio para el encuentro y la ternura. Nos han enseñado a ocultar nuestro cuerpo, a abandonarlo y descuidarlo. Hemos construido tabús a su alrededor y nos han negado algunas de sus posibilidades. Posar desnudo es una manera de decir que no tenemos nada que ocultar, pero además hacer conciencia de que el incremento de la pobreza extrema en el país va ha dejar a muchos colombianos totalmente desnudos.

Aun cuando los publicistas y los especialistas en marketing político afirman que no es “correcto” aparecer con gafas, considero que estas más que un símbolo son una necesidad; una herramienta exosomática con la que puedo ver el mundo tal y como es. No estoy interesado en ver el mundo sin sus contradicciones. Como investigador social me interesa ver el mundo con sus detalles y matices. Por ello decidí usarlas.

La fotografía es en blanco y negro representando una manera sesgada de ver el mundo, en la que algunos ni siquiera logran darse cuenta de las diferencias, de la existencia de ciertas minorías o tal vez por ello mismo otros no aceptan que alguien tenga un verso, un discurso, una manera diferente de contemplar la realidad diferente a la suyo. La única posibilidad para la convivencia social en paz es el reconocimiento del multiverso, de las múltiples tonalidades, de la explosión del color.

El MSC es un movimiento de minorías, de ahí la importancia de construir una propuesta en torno a ellas. Para las Naciones Unidas las minorías se circunscriben a la etnia, al desplazamiento forzoso pero otros aspectos como la sexualidad, las culturas al margen, la salud no nos hacen minorías: desconociendo que amplios sectores sociales somos permanentemente estigmatizados, maltratados, separados, y hasta amenazados de muerte, como es mi caso, e incluso asesinados.

Como minorías nos interesa el problema de la salud. Por ejemplo, en Colombia cada vez menos personas tienen acceso a ella y quienes lo logran no gozan de una atención integral. Este problema se agudiza en quienes viven con una enfermedad de las llamadas de “alto costo” o “catastróficas”. Estas enfermedades suelen diagnosticarse, generalmente, cuando el proceso de enfermedad está muy avanzado. Ello se debe a que las EPS y ARS no cumplen con lo que estipula la Ley 100 como el deber ser en cuanto a la prevención y la asistencia. Cuando la persona es atendida no cuenta generalmente con las pruebas de laboratorio necesarias como tampoco con los medicamentos apropiados.

Es muy frecuente que las personas deban recurrir al mecanismo de la tutela para hacer valer los derechos en salud que les corresponden constitucional y legalmente. Otra situación preocupante es el tiempo de consulta. Una persona tan solo cuenta con 15 minutos para ser atendida, pero de este tiempo debe descontarse el que gasta el profesional de la salud en llenar una serie de formatos. Si el paciente sufre daño emocional a causa de su dolencia tan solo tiene derecho a una consulta psicológica y a una psiquiátrica, y esto es posible únicamente durante el primer mes de su enfermedad. Si requiere este servicio en más de una oportunidad debe pagarlo de su propio bolsillo. Es necesario reformar la Ley 100 teniendo en cuenta los derechos del paciente y pensando en mejorar la calidad de la asistencia.

Otros temas políticos del Movimiento son la educación y la cultura, es especial la cultura ciudadana. Necesitamos que los jóvenes del país se eduquen para la convivencia social, para ello en necesario conocer nuestros derechos fundamentales y vivenciarlos como una experiencia cotidiana de vida. Conocer igualmente sobre los instrumentos para su protección y defensa, como también sobre la función de la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría, las Veedurías y la Fiscalía. Los jóvenes suelen ser asépticos a la realidad social del país pero ello se deriva de la imposibilidad de participar activamente en clase, de ser considerados alumnos (sin luz) o una tabula raza a la que debe llenarse con información. El conocimiento se construye en el reconocimiento de los saberes con los que llegan los estudiantes a clase y valorando sus experiencias y emociones.

Por supuesto ningún candidato espera que alguien vote motivado en su orientación sexual. Yo mas que el fundador del movimiento homosexual colombiano o ser el pionero de los programas de prevención del sida soy un hombre político. Mi trabajo en torno a los derechos humanos, sexuales y en salud me ha llevad a participar activamente en el desarrollo de una serie de iniciativas en busca de mejores posibilidades para los colombianos. No puedo negar que me interesan los homosexuales, esto es evidente, pero me interesa mas el país, los espectadores políticos que son quienes ponen los muertos, los secuestrados, quienes más sufren las consecuencias de la violencia, los desplazados, los enfermos. Los espectadores políticos no somos oídos en los encuentros de los actores políticos así aquellos sean la mayoría, quienes sufren las consecuencias. Los espectadores no hacemos parte del los notables porque somos invisibles.