jueves, 20 de diciembre de 2007

Minorías sexuales y participación política

Manuel Velandia Mora, Antonio
Ponencia en el Congreso Liberal para lograr el reconocimiento de las minorías sexuales como un sector político al interior del partido
21.07.03


Propuesta presentada por Manuel Antonio Velandia Mora


En la convocatoria y reglamentación al Primer Congreso del partido Liberal Colombiano, las minorías sexuales no se contemplan como parte del “sector social”[1] puesto que las únicas minorías sexuales que allí se nombran son las mujeres, razón por la que otras minorías sexuales por razón de cuerpo, orientación sexual, expresiones comportamentales sexuales e incluso de género se les dificultó inscribirse al Congreso.

Los principios doctrinarios del Partido (numeral 3)[2] tienen su razón de ser en la promoción del ser humano y la defensa del sus derechos, incluyendo los de equidad y género, a pesar de ello, el partido nunca ha tenido como estrategia comunicativa la posibilidad de tener una perspectiva de género a pesar del reconocimiento del papel político de estas[3]. Tanto en los nuevos estatutos, como el proyecto de declaración política y en la convocatoria y reglamentación a lo femenino no se le tuvo en cuenta en la construcción de los textos, imposibilitando así que se haga una lectura de ellos desde una perspectiva femenina.

Teniendo en cuenta que el Partido, en su doctrina, se compromete a “buscar la solución política a los conflictos existentes en el seno de la sociedad colombiana”[4] y que este es “el Partido del libre examen y de la tolerancia”, y que “en sus deliberaciones internas practicará la crítica y la autocrítica”[5] propongo:

Que en la Plataforma política y declaración ideológica, en la Plataforma Ideológica del Partido Liberal Colombiano en el ítem Principios Doctrinarios del Partido Liberal Colombiano, Numeral 4 se introduzca a continuación de la frase “a la equidad, incluyendo la de género” el texto: “, de sexo y orientación sexual”; quedando el texto completo de dicho numeral escrito de las siguiente manera:

3. El Partido Liberal tiene su razón de ser en la promoción del ser humano y la defensa de los derechos fundamentales de las personas, entre otros, el derecho a la vida, a la libertad, a la salud, a la educación, al desarrollo cultural, a la equidad, incluyendo la de género, sexo y orientación sexual, a la solidaridad, a la libre asociación, a la privacidad, a la información y a un desarrollo social sustentado fundamentalmente en la educación y la salud públicas.

Que en las convocatorias a los próximos congresos locales, regionales y nacionales o en cualquier otro documento del Partido al hacer referencia a los sectores sociales se defina que el sector social, también está conformado por “madres de familia, usuarias, académicas, artesanas, tenderas, minorías sexuales por razón de sexo, género (como las mujeres) u orientación sexual”; quedando la definición de sector social de la siguiente manera:

SECTOR SOCIAL.- El sector social está conformado por las organizaciones sindicales, de pensionados, de campesinos, minorías étnicas, minorías sexuales por razón de sexo, género (como las mujeres), u orientación sexual, jóvenes, dirigentes sociales y de base del Partido, tales como: organizaciones de sectores formales e informales de la sociedad, organizaciones no gubernamentales con propósito social, juntas de acción comunal, asociaciones de padres y madres de familia, ligas de usuarios(as), cooperativas, organizaciones de la cultura, gremiales, empresarios, micro-empresarios, académicos(as), artesanos(as), profesionales, ambientalistas, tenderos(as) y taxistas. Este sector corresponde al 30% de los órganos plurales y colegiados de poder político del Partido, de conformidad con el artículo 17 numeral 2° de los Estatutos.

Que en todo documento emanado del partido liberal el texto se escriba con perspectiva de género lo que significaría que su escritura fuese tanto en femenino como en masculino, tal y como puede observarse en la anterior definición de sector social.

Para quienes consideren importante una fundamentación política del discurso de los derechos Humanos con relación a las minorías sexuales pongo a su consideración y para su lectura el siguiente documento:

Las preguntas sobre los derechos no son recientes, como tampoco la estigmatización, la discriminación, la homofobia y otras formas de violencia en contra de las minorías sexuales. En Colombia los grupos guerrilleros han inducido al desplazamiento a algunas personas por razón de su orientación sexual; grupos paramilitares han realizado procesos de “limpieza social” en los que han sido asesinados varios cientos de homosexuales y, incluso yo mismo fui objeto de un atentado contra mi vida en las pasadas elecciones.

Los seres humanos tenemos la insana costumbre de estarnos comparando permanentemente con los(as) demás; a ello se suma que socialmente se han establecido unas normas que han determinado el “deber ser” para los comportamientos de las personas y que esperamos ellas vivan bajo estos parámetros. Cada uno(a) de nosotros(as) tiene una manera particular de contemplar el mundo, de explicárselo, de experienciarlo; además, cada quien considera que su manera de hacerlo es la correcta, la apropiada, y que los demás deberían asumir la suya como el modelo, como el “deber ser”. Este “deber ser”, si hacemos referencia a la sexualidad, es heterosexual, masculino, falocrático y machista.

No puede negarse que en ese “deber ser” hay una marcada influencia del pensamiento dominante en la cultura de la que hacemos parte. Si vivimos en una sociedad con una posición política conservadora se entiende que se conciban las relaciones sociales como machistas, sexistas y homofóbicas. En una cultura marcadamente judeocristiana, como la nuestra, entonces asumimos esas actitudes como modelo y esperamos que el mundo y las personas se asuman en esas mismas condiciones y prerrogativas.

Aun cuando la decisión de “querer ser” de cada uno(a) esa decisión particular siempre generará algunos conflictos internos e incluso con otras personas. Cada uno(a) entiende que es lo que deseo ser; pero cuando es otro(a), ya sea mi hijo, hij@, hermano(a), estudiante, feligrés, amig@ o conciudadano(a) quien lo hace se nos dificulta comprender las razones y emociones por las qué parece ir en nuestra contravía, o mas correctamente en contra del “deber ser” establecido como norma del comportamiento.

En el terreno de la convivencia se constata de nuevo la asimetría entre la valoración positiva del propio comportamiento, y la valoración negativa del comportamiento de los demás.

El derecho a la diferencia es posibilidad de paz

Solemos pensar en la paz con referencia a la guerra, pero la paz se vivencia en todos los aspectos relacionales cotidianos, y mientras el conciudadano y copartidario me sea indiferente o yo no lo acepte y respete porque en su fuero interno ha decidido asumir una orientación sexual determinada, la cual yo considero inapropiada, se hace imposible construir la paz como un estado de ánimo permanente en nuestra existencia. De nada serviría resolver los conflictos armados si en mi propio barrio, escuela, casa o reunión de partido yo continúo con la guerra al seguir siendo intolerante, irrespetuoso y vulnerador de los derechos fundamentales. Los homosexuales y lesbianas tienen tanto derecho como cada uno(a) de nosotr@s a ser lo que cada uno(a) ha decidido ser, y por tanto, son tan sujetos(as) de derechos como cada uno(a) de nosotros(as) lo esta siendo.

Este derecho se transforma para cada persona en una obligación de participar en todos aquellos espacios donde se hace necesario ser oídos, y es precisamente el Congreso del Partido Liberal un espacio para decirle a los políticos tradicionales que no se puede ser Liberal si actuamos conservadoramente al negarle a otros y otras sus propios derechos, más aún cuando muchos y muchas conservadores y conservadoras son liberales en sus ideas y comportamientos.

Comentario post: La propuesta fue aceptada. al respecto leer: Resolución Nº 724 de 2003 del Partido Liberal colombiano.


Notas al margen
[1] Convocatoria y reglamentación al Primer Congreso del partido Liberal Colombiano. Artículo 2º.
[2] Nuevos estatutos, plataforma ideológica y código disciplinario.
[3] Convocatoria y reglamentación al Primer Congreso del partido Liberal Colombiano. Artículos 2º y 3º.
[4] Nuevos estatutos, plataforma ideológica y código disciplinario. Numeral 9.
[5] Nuevos estatutos, plataforma ideológica y código disciplinario. Numeral 2.