jueves, 20 de diciembre de 2007

No a premio Nóbel de la paz al Papa

Campaña Velandia al Concejo de Bogotá
Oficina de prensa
28 de sep de 2003


Manuel Velandia, candidato al Concejo de Bogotá por las Minorías sexuales del partido liberal dijo, con relación a la propuesta de que se de el premio Nóbel de paz al Papa Wojtyla: “El Nóbel de paz debe darse a aquellos quienes se han caracterizado por crear condiciones para la convivencia solidaria y democrática, y el Papa Juan Pablo II no ha tenido éxito en ninguno de sus intentos, recordemos que falló en su intento de disuadir de sus planes de guerra contra Irak al Presidente norteamericano Bush, al Primer Ministro británico Blair y al Presidente español Aznar, o será que puede considerarse un logro para la paz el haber canonizado al fundador del Opus Dei, el ex-falangista Escrivá de Balaguer, en tiempo record y en virtud de una "cura milagrosa" inverosímil”-

El Papa, dijo Velandia “En cambio sí se caracterizado precisamente por ser un vulnerador de los derechos humanos de todos aquellos y aquellas quienes históricamente hemos sido excluidos: Las mujeres vulneradas y maltratadas sexualmente, en especial aquellas a quienes les ha impuesto la maternidad obligatoria a pesar de haber sido embarazadas en contra su voluntad. Es una violencia, cohonestar y movilizar hacia la actitud discriminatoria hacia quienes unidos en el amor solicitan que sus derechos civiles le sean reconocidos como es el caso de los homosexuales, lesbianas y demás minorías sexuales”.

El representante de las minorías sexuales considera que el único logro del Papa en el tema de la Paz “ha sido dar excusas a nombre de aquellos quienes desde su fanatismo extremo asesinaron o excluyeron del seno de la iglesia Católica, a las personas cuyo criterio científico demostró que el mundo no era como la ignorancia extrema de algunos jerarcas querían hacerlo ver o que entendieron que el mundo se podía explicar y vivir de una manera diferente”.

En nombre propio y el de los excluidos y excluidas Velandia solicitó, en carta dirigida a la Fundación Nóbel, que esta entidad no cometa el error de premiar el doble discurso de la misoginia y la homofobia del Papa Wojtyla. Velandia, con dicha carta, se ha unido a la movilización mundial de las minorías sexuales contra la candidatura del Papa Wojtyla.