domingo, 9 de diciembre de 2007

Los tratamientos van hacia delante, los programas en sentido contrario

Manuel Velandia Mora
10.09.99


Congreso Colombiano de Sexología

El sida parece ser un tema que se pone de moda en los medios alrededor del primero de diciembre, tal vez por que Ministerio de Salud, ONG y GAP parecieran (por su visibilidad) realizar más esfuerzos alrededor del Día Mundial del Sida que durante el resto del año. La realidad se desvirtúa también porque las curvas estadísticas parecieran demostrar que el Sida ha dejado de ser el problema número uno de la Salud publica.

Los datos presentados en la última Conferencia Mundial de Sida demuestran que:
· Alrededor de 30.6 millones de personas están viviendo actualmente con VIH (29.5 millones de adultos, 41% son mujeres y 1.1 millones son menores de 15 años (niñ@s).
· 5.8 millones de infecciones ocurrieron en 1997 (16.000 cada día). De éstas, 2.1 millones son mujeres y 590.000 son niñ@s
· Desde los comienzos de la epidemia y hasta junio de 1997 habían fallecido 11.7 millones a causa del sida (incluidas 820.000 mujeres y 460.000 niñ@s).
· Entre 75 y 85% de casos de infección en adultos han sido adquiridas en relaciones genitales sin protección. El 70% por coito heterosexual.

En Colombia según el Ministerio de Salud hasta junio de 1998:
· El 53% de l@s infectad@s tienen entre 15 y 34 años, Las personas entre 20 y 29 años son el 35.9%.
· El 47% de los infectados son heterosexuales, el 18% bisexuales y el 35% homosexuales. Hace 15 años el 100% eran hombres homosexuales.
· Actualmente por cada 100 hombres infectados hay 23 mujeres infectadas. Hace 10 años por cada 100 hombres había 7 mujeres.

Si se observa detenidamente la epidemiología de la Secretaría Distrital de Salud (SDS) se pudiera creer que el sida está controlado en Bogotá: La mortalidad ha disminuido notablemente desde 1994; se observa una creciente disminución del número de casos de infección por VIH (cúspide de curva en 1995) y de sida (cúspide manifiesta en 1994).

Veamos la realidad

El Seguro Social (SS) inició la terapia con tres inhibidores en diciembre de 1996 y la SDS en Bogotá con dos medicamentos de transcriptasa en febrero de 1997 y con terapia triple desde octubre del mismo año. En los últimos tres años el uso adecuado de los inhibidores ha disminuido considerablemente la mortalidad y las hospitalizaciones a causa de infecciones oportunistas, sin embargo, la caída acelerada en la curva no es la visualización de dicha situación, sino el efecto de otras.

Cuales Situaciones?
· Como consecuencia de la aplicación de la Ley 100 disminuyó el registro epidemiológico y este no se cumple desde las nuevas EPS e IPS.
· Estas entidades han ampliado el volumen de consulta que fundamentalmente se prestaba en los centros de la SDS y el SS.
· La descentralización de la SDS les ha disminuido la consulta. Una razón es que los resultados pueden demorarse entre 2 y 4 meses en pruebas presuntivas y diagnósticas, y que además se descentralizó la toma de muestras.
· Por dicha razón las personas buscan servicios en especial en el SS y en laboratorios privados que son más eficientes en este aspecto.
· Como resultado del Decreto 1543 no hay búsqueda de contactos.
· No existe una ficha clara para el informe de infecciones y casos.
· En muchos de los informes faltan datos elementales como sexo u estado de la infección.

El volumen de consulta en el SS en 1998 ha sido de un promedio de 50 pacientes nuevos cada mes y la curva estadística no suma ni siquiera los casos de dicha Institución. Bogotá es tan solo un ejemplo común a muchas ciudades; como consecuencia quienes proveen los presupuestos se “excusan” en el dato epidemiológico para generar los recursos. Estos son recortados y lo poco que queda debe redistribuirse en todos los items. Además, el presupuesto del sida se ha unido al de otros temas como la anticoncepción, la educación sexual, el embarazo adolescente y algunos más, bajo el concepto Salud Sexual y reproductiva. Temáticas que por su importancia requieren presupuestos propios, así se realicen acciones conjuntas.

El Sida no se ha disminuido, ni siquiera se ha estabilizado: Se está ocultando y sigue propagándose libremente es especial en heterosexuales, mujeres y jóvenes. La epidemiología está influenciada por la infraestructura de los sistemas de salud, la realidad económica y sobre todo por la desidia de los profesionales de la salud encargados de los reportes y del análisis epidemiológico. Bogotá ha dado un gran paso en este análisis y ello ha significado todo un avance, pero qué sucede con el resto del país?

* Velandia Mora, Manuel Antonio: Sociólogo, Filósofo, Consultor Internacional. Pionero de la Prevención del Sida en Colombia