domingo, 9 de diciembre de 2007

Entrevista con la periodista Soledad Rico

Bogotá 14-10.98

1. ¿Cree Usted que la homosexualidad es un vicio deliberado, una enfermedad o una opción sexual?

Un vició es un comportamiento compulsivo frente a un hecho que puede afectar a quien lo asume. Una enfermedad es algo que afecta física o emocionalmente. Una opción sexual es algo que la persona determina para sí. La homosexualidad en una de las orientaciones sexuales. Según algunos teóricos pudiera ser una opción en el caso específico de algunas personas, pero esta teoría como todas las teorías tan solo se cumple para algunas homosexualidades y lesbianidades. La homosexualidad es tan solo un constructo social, como tal no existe, es una aproximación comprensiva de lo que algunos hombres y mujeres viven en su sexualidad. Dicho imaginario tan solo es eso, lo que en la practica existe son tantas homosexualidades y lesbianidades como homosexuales y lesbianas hay.

2. ¿Según su opinión cree que en Colombia existe la discriminación social para los homosexuales?

La discriminación siempre será social y en este caso tiene un contenido sexual. Se discrimina a todo aquel o aquella que no entra en la norma y la normalidad (entendiendo la norma como el deber ser del comportamiento, en este caso sexual y la normalidad como una medida en la variación de la norma).

3. ¿Estaría Usted de acuerdo con que los colombianos homosexuales tuvieran la posibilidad legal de contraer matrimonio?

Los derechos deben ser para todos y todas, cualesquiera que sea su orientación sexual. Sin embargo, me preocupa que el patrón de pareja sea el heterosexual y se repita dicho “modelo” con todas las crisis que actualmente conlleva.

4. ¿En su caso particular se ha sentido atraído –alguna vez- hacia una persona de su mismo sexo?

No solo atraído, también atractivo, deseado, deseante, erótico, erotizante, integro, pleno…

5. ¿Tiene o ha tenido amistades homosexuales?

Las amistades no tienen una orientación sexual. Pero claro que si se refiere a si tengo amigos homosexuales, por supuesto que sí, pero l@s amig@s lesbianas y homosexuales son amig@s por ell@s mism@s y no a causa de su orientación sexual. Aun cuando tengo mas amig@s abiertamente heterosexuales.

6. ¿En su empresa contrataría a un homosexual socialmente declarado como tal?

Prefiero como compañer@ de trabajo a un homosexual o lesbiana declarad@ que a un@ en “el closet”; pero prefiero trabajar con alguien que haga bien su trabajo cualquiera que sea su orientación sexual.

7. ¿Usted cree que la persona nace o se hace homosexual?

Hay teoría que aceptan tanto una como otra propuesta. Son tan solo teorías que logran explicar a las personas -sus homosexualidades- que participaron en la investigación, pero que no se pueden extrapolar a todas las homosexualidades y lesbianidades.

8. Siendo Usted homosexual participaría de las manifestaciones gays que buscan la reivindicación de los Derechos sociales de sus integrantes?

Yo no solo he participado, sino que he conducido procesos en que otros hombres y mujeres celebran la alegría de ser y manifiestan la discriminación de la que son sujetos. Sin embargo las manifestaciones son tan solo una posibilidad en el cambio social, es más importante que cada un@ se autorice a asumir su orientación y así cambie la sociedad, si no cambian las personas esta no cambia.

9. ¿Que opinión le merece este anuncia publicado en la revista Play man?
“Profesional de 45 años, discreto, atractivo, desea relación con caballero pasivo, casado y esposa complaciente o permisiva. Seré amante de ambos, escribir al A.A….”

Creo que cada persona tiene derecho a encontrar alguien o alguienes que le ayuden a construir su felicidad, siempre y cuando sus conductas no vulneren a l@s demás. Si ell@s están de acuerdo y lo aceptan bajo pleno consentimiento, me alegro por tod@s l@s implicad@s.

10. ¿Estaría de acuerdo con agrupaciones y asociaciones gay? Siendo homosexual integraría una de ellas?

Yo fundé la primera organización de este tipo en Colombia en 1986. Creo que son necesarias, pero temo que se vuelvan “costureros” y no apoyen a sus integrantes en la construcción de su identidad particular.

11. ¿Si usted fuera homosexual cree que debería manifestarlo y sostenerlo socialmente y por qué?

Hacer pública o no la orientación sexual es una decisión eminentemente particular, sustentada en la aceptación de mí mismo, en el convencimiento de que mi autodeterminación y en el derecho al libre desarrollo de mi personalidad. La intencionalidad de mi declaración estuvo fundamentada en mí mismo y no en la presión de otras personas. Yo no tengo porque sostenerle nada a nadie, cada cual tiene derecho a considerar sobre mí lo que quiera y si está o no de acuerdo es su problema, para mí, mi homosexualidad es tan solo una de las muchas cuestiones importantes en mi vida, pero no la única, ni tampoco la más importante.

12. ¿El concepto de la bisexualidad como una inclinación auténtica o como una ambivalencia le resultaría mas apropiado a la hora de expresarse sexualmente?

La bisexualidad es una orientación sexual como cualquier otra, pero menos entendida. La bisexualidad pura es un hecho tan respetable como el proceso de aquel o aquella que siente que aún no tiene claro lo que es. Sin embargo, cuando la “bisexualidad” es tan solo un amaneramiento que se asume como una forma de protegerse ante el temor de declararse homosexual o lesbiana me parece no solo el nivel supremo de la autodiscriminación, sino la utilización mas violenta que se puede hacer de un@ ser human@. La bisexualidad no es una desviación por tanto tampoco inclinación.

13. ¿Está de acuerdo en presentar a los jóvenes – en la cátedra de educación sexual- a la homosexualidad como una de las variantes del impulso sexual básico propio de todos los seres humanos?

La educación sexual en Colombia gracias a un fallo de tutela es una realidad; no es una cátedra, es un proyecto conjunto de padres, maestros, directivos y alumnos, que se implementa durante todo el proceso de la educación primaria y secundaria, y la homosexualidad es uno de los muchos temas que se contemplan. Creo que tomarse un tiempo para la homosexualidad es inadecuado, se debe hablar de ella en el mismo momento en que se habla de todas las orientaciones sexuales. Tomarse un tiempo aparte es sexista y homofóbico y demuestra que ésta se toma de forma distinta a otras orientaciones.

14. ¿Qué opinión le merece el hecho de buscar que la iglesia explore la posibilidad de que las relaciones entre homosexuales sean consentidas?

La iglesia (supongo que tan solo habla de una de ellas, la católica) debe revisar sus propios planteamientos, ya que científicamente están muchos siglos atrás, en Tomás de Aquino. Momento en que no era posible hablar de homosexualidad ya que es un planteamiento científico posterior –finales del siglo pasado-. Tratar de explicar una realidad desde Aquino es olvidar muchos siglos de historia, aun cuando la iglesia católica lo ha hecho así. Quienes son sus fieles aceptan sus principios, ello sin embargo no niega la posibilidad del diálogo y del avance. Las relaciones siempre deben ser consentidas o si no fuesen una vulneración a los derechos del otro o de la otra.

15. ¿Está de acuerdo con permitir a los homosexuales la adopción para otorgarles la posibilidad de ser padres?

Cada hombre y mujer es dueñ@ de sí, de su ser, de su cuerpo. Colocar el cuerpo al servicio de la procreación, de la maternidad y la paternidad es una elección eminentemente particular y no una obligación. Paternar y maternar es un ejercicio que va delante de la capacidad de ser fecundo o fecundable, es la posibilidad de generar vida y no de engendrarla. La unión de un espermatozoide y un óvulo, es sólo el comienzo de un sinnúmero de procesos que únicamente terminan con la muerte. Proveerlos no significa entonces proveer la vida, cuando mucho es generar la posibilidad de ésta.
El compromiso de la vida entonces no radica en la posibilidad de realizar un acto genital, sino en el compromiso de generar una existencia. Que como mínimo implica dar-se continuamente y hasta cuando la vida generada sea posible y plena por sí misma. Los homosexuales y las lesbianas tenemos esta posibilidad y derecho, pero la influencia del pensamiento judeo-cristiano que ha conceptuado que la genitalidad está eminentemente ligada a la capacidad reproductiva (más correctamente diversificadora) de los individuos, fundamenta que paternar o maternar sea analizado desde la perspectiva de los sexos y que las relaciones genitales tengan como fin la procreación y que por tanto sean entendidas como únicamente posibles entre hombres y mujeres. De ello se desprende que no se entienda la paternidad como posible entre dos hombres o la maternidad entre dos mujeres; pero los homosexuales y las lesbianas que contamos con las condiciones éticas, económicas y afectivas, muy probablemente seremos mejores padres o madres que aquell@s a quienes les toco serlo.