lunes, 6 de agosto de 2007

Reglas del juego para vivir la cotidianidad

Manuel Velandia Mora
23.11.97


Aportes para la construccion del Código de convivencia en Bogotá. la historia de la participacion sobre el tema LGBT.

Bogotá es una ciudad heterogénea y con una convivencia difícil. Buscando conciliar lo culturalmente aceptado, lo legalmente permitido y los intereses de los conciudadanos, y dada la necesidad de llegar a un acuerdo que siendo conocido por todos apoyara la convivencia democrática y tolerante, Antanas Mokus y su equipo de trabajo propusieron el desarrollo de un código de convivencia ciudadana. Una de las estrategias empleadas para lograrlo fue la de los Semilleros de Convivencia; los resultados de estos y otras acciones se plasmaron en la Carta de Civilidad, documento que actualmente se está difundiendo a todos los hogares bogotanos para su conocimiento y discusión.

Los semilleros trataron una amplia gama de temas y sirvieron para conciliar intereses opuestos y discutir situaciones de poblaciones vulnerables o marginadas como la niñez, los discapacitados o los ancianos. La población homosexual de la ciudad y algunos miembros de otras minorías sexuales, representados en más de doscientos hombres y mujeres, y por solicitud a la Alcaldía motivaron la implementación de un semillero sobre sus propios intereses, derechos y necesidades; este se llevó a cabo en la primera semana de febrero de este año. Los facilitadores del mismo, fueron: por la alcaldía la Enfermera e Investigadora Angela Gualí y por la Comunidad el Abogado Germán Humberto Rincón P., el Médico Ricardo Luque, el Sociólogo y Filósofo Manuel Velandia y representantes de GAEDS.UN (Grupo de Apoyo y Estudio de la Diversidad Sexual de la Universidad Nacional). Los resultados al igual que los de los otros semilleros fueron validados en el documento final. Y se pueden ver reflejados el algunos de los apartes citados a continuación.

En la versión informal de la Carta a Nosotros en el título “Propósitos del Juego” al referirse a La generación de la equidad entre las personas se lee: “La eliminación expresa de todas las formas de discriminación por razones sociales, de género, de edad, de etnia, de capacidad física o mental, o por orientación política, sexual, religiosa o cultural son objetivo de la convivencia en Bogotá. Las autoridades encargadas de administrar la justicia policiva en la ciudad deben aplicar la equidad como criterio orientador de sus decisiones”.