miércoles, 14 de abril de 2010

INTERPRETACIÓN DE LA SANGRE EN LA PELÍCULA DRÁCULA DEL DIRECTOR FRANCIS FORD COPPOLA

MÉTODOS DE ANÁLISIS: LA HERMENÉUTICA
INTERPRETACIÓN DE LA SANGRE
EN LA PELÍCULA DRÁCULA DEL DIRECTOR FRANCIS FORD COPPOLA

PONTIFICIA UNIVERSIDAD JAVERIANA FACULTAD DE EDUCACIÓN / MAESTRÍA EN EDUCACIÓN
SESIONES DE CONTEXTO EDUCATIVO.

Manuel A. Velandia Mora
Gabriela Luna

Trascripción de textos
Lynn Marulanda Hidalgo


1. Los personajes centrales.

Drácula.
Elisabeta, esposa de Drácula
Jhonatan Harker, vendedor de finca raíz, novio y posteriormente esposo de Mina.
Wilhelmina Murray, (Mina), reencarnación de Elisabeta, esposa de Harker.
Lucy, mejor amiga de Mina.
Jack Seward, médico del manicomio, pretendiente de Lucy.
Quincy, prometido de Lucy.
Arthur, pretendiente de Lucy.
Abraham Van Helsing, médico metafísico e investigador.


2. Los lugares centrales.
Constantinopla (Rumania)
Castillo en el que habita Drácula en Transilvania - Constantinopla (Rumania)
Carfax – Londres – Inglaterra:
La casa de Lucy y sus jardines
La casa de Drácula
El manicomio
La clase de Van Helsing
El barco en el cual se transporta Drácula
El tren en el que se desplazan a Transilvania.


3. Contexto.

La película se desarrolla en dos épocas: la primera se sucede en el año 1492, fecha en la cual se origina la historia. Aquí se recuerda la caída de Constantinopla, un imperio cristiano amenazado por los turcos. El protagonista, es Dracul, un caballero de la orden del Dragón quien acepta ir a los campos de batalla a combatir contra los turcos que atacan Rumania, debiendo abandonar a su amada Elisabeta. Los turcos, como parte de su estrategia de guerra recurren al engaño haciéndole creer a aquella que Drácula ha muerto en la guerra. Elisabeta recurre al suicidio por no soportar el sufrimiento de vivir sin su esposo, supuestamente muerto: elige arrojarse a las aguas de un río. El regreso de Drácula se enmarca en una capilla donde yace el cuerpo de Elisabeta, tendido en el piso y rodeado de algunos monjes. En esa capilla Drácula hiere con su espada la Cruz de la que brota sangre que él bebe.

El desarrollo de la trama de la película ocurre cuatro siglos después, en 1897, cuando Drácula ya convertido en vampiro decide abandonar Transilvania, lugar en el que se halla viviendo en este momento, para comprar un terreno en Carfax – Londres. La película muestra los cambios sucedidos en el tiempo con la ambientación: aquí se ven calle con carruajes, edificios y un manicomio . Los personajes centrales toman otras características. Elisabeta parece haber reencarnado en una mujer llamada Mina quien pronto contraerá matrimonio con su novio Harker, vendedor de finca raíz. Harker deberá viajar a Transilvania porque alguien quiere obtener una casa en Londres, la ciudad en la que él radica. Como Hombre Lobo, Drácula, quien aún se encuentra habitando en Transilvania, inicia una relación con Lucy, amiga de Mina. Drácula se traslada a Londres y allí conoce a Mina con quien entabla una relación de amistad. El Hombre Lobo posee a Mina en el laberinto del jardín de la vivienda de esta. Mina se enamora de Drácula pero no por ello olvida a Harker a quien Drácula ha dejado secuestrado en su castillo de Transilvania. Harker huye, regresa a Londres y se casa con Mina. Drácula seduce a Mina y la posee en un acto de vampirismo. Es perseguido y obligado a regresar a Transilvania, a donde le persiguen Van Helsing, Mina, Harker y Quincy. Drácula es herido de muerte por Harker, quien le corta el cuello, y por Quincy, quien le clava una espada en el corazón. Mina, en un acto de amor, decide matarlo y así, hacerse libre.

4. El análisis.

En nuestro análisis hemos retomado de la película todos los textos e imágenes en las que aparece o debiera aparecer la sangre como elemento físico o como concepto , e
Interpretaremos la sangre como símbolo de vincularidad, expresado en la película en tres ideas fuerza que concurren, se interrelacionan e interactúan :

• La sangre como símbolo de poder.
• La sangre como símbolo de vida.
• La sangre como símbolo de muerte.

¿Por qué la sangre como símbolo de vincularidad?

La vincularidad en la película se halla manifiesta de diferentes maneras. La sangre enlaza la vida y la muerte, liga a los vampiros con aquellos quienes brindan su sangre para que éste siga viviendo, Tomar la sangre de un vampiro liga a un humano a la inmortalidad; beber la sangre de Cristo liga a la Vida Eterna, las sangre en una transfusión vincula a una persona a la otra, al generarle vida. Para aquellos quienes pierden su sangre esta es el símbolo de la muerte. Durante la guerra, derramar la sangre es un símbolo de poder.

En la versión de Coppola de la novela de Bram Stocker la sangre juega un triple papel, es el símbolo de la vida y de la muerte pero también el símbolo del poder.

La sangre como idea de vincularidad atraviesa la película desde su inicio hasta el fin:

(03:21) El regreso de Drácula de la guerra se enmarca en una abadía donde yace el cuerpo de Elisabeta, tendido en el piso y rodeado de algunos monjes. A él le entregan una carta manchada con gotas de sangre y escrita de puño y letra de la esposa, en ella le explica las causas de su suicidio. Las expresiones de misericordia, preocupación e incertidumbre en los rostros de los monjes, acrecientan la ira del caballero.

(1:58:02) En la escena final. Cuatro siglos después, en la misma abadía del castillo se encuentra Drácula ensangrentado, tendido en el piso, en el mismo lugar en donde se hallaba muerta Elisabeta, Mina le hunde totalmente la espada a Drácula, en el corazón (brota sangre de la herida). El muere con los ojos abiertos mirando la cruz. Ella llora, lo mira, le corta la cabeza (aparece la sangre) y en la cúpula aparece un fresco que parece representar la figura de los dos.

A partir del contenido de la carta se desarrolla toda la trama. La sangre expresa el rompimiento de Dracul con la iglesia cristiana, y la relación entre Dracul y el Vampiro Drácula:

(04:45) Drácula desenvaina su espada y se lanza contra los monjes, asustándolos. La entierra en una cruz de piedra ubicada detrás del altar. Al introducir la espada en el cruce de los dos travesaños de la cruz, del lugar en que ésta recibe el golpe brotan chorros de sangre; también, comienza a brotar de los ojos de los ángeles y de los candelabros inundando todo el espacio hasta alcanzar el cuerpo de Elisabeta.

(14:34) Al llegar al castillo, Harker es recibido por Drácula, ambos hablan. Harker es conducido al comedor para cenar; allí está colocado un retrato de alguien que causa curiosidad en el visitante, al preguntar sobre dicho retrato, el conde le explica que es uno de sus antepasados Dracul, miembro de la orden de caballeros que defendían el cristianismo y brevemente esboza su historia ocultando su verdadera identidad. Harker es incrédulo y ríe. Drácula indignado le responde: “Qué demonio o bruja fue tan grandioso como Atila cuya sangre fluye por estas venas?”

Las imágenes de sangre también son utilizadas para mostrar la relación entre los personajes, Dr. Van Helsing y Drácula, en la escena que se sucede en el minuto (56:51) con la utilización de una imagen en la que el cruce entre escenas lo genera una mancha de sangre.

Otra escena en la que la sangre es un vinculo, se sucede en una relación en la que no hay un contacto físico entre Drácula y Lucy, quien se halla en la cama, en ella se observa la imagen de las células de la sangre de Lucy en movimientos más veloces, que dan la sensación de que la sangre esta hirviendo:

En el Diccionario de Símbolos de Jean Chevalier, la sangre participa de la simbología del rojo. El rojo hembra, el rojo nocturno posee un poder de atracción centrípeto. Es el color del fuego central del hombre y de la tierra. Es el color del alma. Pero el cambio del blanco al rojo en los vestidos es el transito entre la pureza y su perdida. Esto los observamos principalmente en dos escenas:

(58:14) El Dr. Van Helsing llega a la casa de Lucy donde ésta se encuentra excitada y vestida de rojo. Se hace manifiesta la presencia de Drácula: hay flores en el cuarto que se marchitan con su paso.

(1:04:36) Mina aparece vestida de rojo cenando con el conde, éste recuerda a su amada Elisabeta.

En la escena anterior Drácula y Mina sostienen un diálogo en el que ella parece dejar de ser ella misma para convertirse en Elisabeta. Siendo el color igualmente vinculación entre los dos personajes.

La sangre como vincularidad entre ser humano y vampiro de observa en la escena en la que:

(1:20:11) Drácula, en forma de hombre lobo, le dice a Lucy: “Te condeno a vivir en la muerte, al ansia eterna de la sangre de los vivos”. La desgarra, se la devora y Lucy se transforma en vampiro.

La vincularidad igualmente puede advertirse en la transformación que sufre drácula a niebla verde, vampiro y ratas:

(1:38:53) Drácula se desplaza en forma de niebla verde a busca a Mina, la encuentra ya convertido en Drácula, ella lo acepta ... En este instante ella acepta, él la muerde en el cuello, se corta el pecho (fluye su sangre) y le dice: “Bebe y únete a mí en la vida eterna”.

(1:43:00) Los hombres encuentran a Mina con Drácula. Ella tiene sangre en la boca. Intentan atrapar a Drácula pero éste se desvanece y aparece una imagen con ratas que huyen del lugar.


La sangre como símbolo de poder.

En las primeras imágenes donde hay una contienda de guerreros, se sucede una batalla sangrienta en la cual Drácula sale vencedor y estaca a los vencidos existiendo un evidente derramamiento de sangre.

Todo parece indicar el final de la fe de Drácula, que comienza a clamar justicia por la muerte de su mujer. Se muestra a un hombre en rivalidad con Dios por la pérdida de su amor. Pareciera cuestionar a Dios sobre su poder y preguntarle cómo es posible que mientras lucha por salvar el imperio, Él lo castigue de esta forma. El cristianismo, por un dogma de fe, considera que Jesús derramó su sangre para la salvación del hombre. Drácula toma sangre del crucifijo para tener por si mismo el poder:

(04:45) Drácula desenvaina su espada y se lanza contra los monjes, asustándolos. La entierra en una cruz de piedra ubicada detrás del altar. Al introducir la espada en el cruce de los dos travesaños de la cruz, del lugar en que ésta recibe el golpe brotan chorros de sangre; también, comienza a brotar de los ojos de los ángeles y de los candelabros inundando todo el espacio hasta alcanzar el cuerpo de Elisabeta. Drácula toma el Cáliz, lo coloca sobre el altar y en él recoge sangre de la que brota de la cruz, y la bebe.

Derramar la sangre es poder, poder sobre la vida de otros. Drácula hace el ademán de cortar la mano y ante este hecho se espera que se derrame sangre, sin embargo ello no sucede. El tiene el poder de la vida y la muerte, de decidir que sangre es valiosa o no o si esta se debe derramar o no:

(15:03) En medio de la agresión manifiesta de Harker, Drácula toma su espada, la blande sobre su invitado y hace el ademán de un corte en su mano, y dice: : “La sangre es algo demasiado precioso en esta época. Los tiempos belicosos han terminado”. Mientras habla le muestra sus manos sobre las cuales no hay evidencia de alguna cortada.

(1:18:10) Drácula llega a la casa de Lucy y mata al vigilante, pero no le importa su sangre. En la casa se encuentra Quincy cuidándola.

Intimidar a alguien manifestando la intención de derramar su sangre es otra forma de poder. Lo usa Drácula en la escena en la que Harker se corta mientras se rasura:

(26:15) Harker permanece secuestrado en el castillo, aumenta su miedo y su angustia que parece es percibida por Drácula, quien misteriosamente aparece en la habitación justo en el momento en que Harker se rasura; se corta el cuello y el conde le dice: “Tenga cuidado, ya se cortó. Es más peligroso de lo que usted cree” disimuladamente toma la hoja de afeitar ensangrentada y la chupa deleitando su sabor. Drácula intimida a Harker tomando la cuchilla y colocándosela en el cuello, le dice que por ningún motivo se le ocurra salir de su habitación. Le ordena escribir tres cartas, una a la compañía donde trabaja, otra a su familia y otra a Mina donde informe que no sabe cuándo regresará.

El poder de Drácula es visible en los cambios del clima, pero en especial en los cambios sucedidos en el color de los vestidos de Lucy y Mina.

(40:16) El arribo del conde a Inglaterra trae consigo cambios que van desde el clima hasta en la personalidad de los personajes. Aquí muestran una tormenta que surge repentina. Lucy que hasta el momento ha permanecido vestida de blanco, ahora está de rojo, presa de un estado de excitación sale corriendo en medio de la tormenta al jardín, es seguida por Mina quien la llama, pero su amiga parece no escucharle. Lucy como poseída por una fuerza entra al laberinto del jardín aún seguida por Mina.

Igualmente el poder se hace ostensible cuando en la búsqueda de la sangre el vampiro adquiere diferentes formas y puede actuar sobre la mente de las personas. Esto se evidencia en la obediencia de Lucy, de quien ya ha tomado su sangre, y quien en sueños llega a su encuentro aún en presencia de Mina o en el olvido de ésta ultima:

(42:24) El poder de Drácula lo convierte en hombre lobo. En este estado posee a Lucy, la muerde, la chupa. Llega Mina y observa aquel espectáculo. El Hombre-Lobo (Drácula) se siente descubierto, parece mandarle una orden mental a Mina diciéndole “No, tu no me ves.”, de esta manera se desvanece y las mujeres creen haber tenido un sueño, algo comparable con una sensación de pesadilla en estado de vigilia. Lucy despierta del trance con la frase: “Aún siento el sabor de su sangre en mi boca.”

La sangre como símbolo de vida.

Según el Diccionario de Símbolos de Jean Chevalier, la sangre simboliza todos los valores solidarios del  fuego, del calor y de la vida que se emparentan con el  sol. A estos valores se le asocia todo lo que es bello, noble, generoso y elevado. La sangre se considera universalmente como el vehículo de la vida. La sangre corresponde al calor vital y corporal, opuesto a la luz, que corresponde al aliento y al espíritu. La sangre es el vehículo de las pasiones. La sangre es considerada por algunos pueblos como el vehículo del alma.

La sangre es vida. Vg. Se expresa al inicio de la película; el acto de succionar sangre: “como es vida, le da más vida a quién la bebe”, genera inmortalidad. La sangre -mezclada con el agua- que fluye de la llaga de Cristo, recogida en el grial, es por excelencia el brebaje de la inmortalidad. Toma la sangre de la cruz, que representa, conjuntamente a Cristo y a la vida, vida eterna, poder. En un desafío del humano a lo divino, al tomar la sangre, Drácula adquiere la vida eterna. La sangre es la vida, se dice a la manera bíblica. Lo es a fortiori en el caso de la transustanciación eucarística. La raza humana es mortal, pero el hecho de tener alma la coloca en un sitio de trascendencia. La historia muestra a un mortal convirtiéndose en un inmortal. Al renunciar a Dios, que es vida eterna, Drácula adquiere la inmortalidad (“vida eterna”) pero para ello debe pagar el precio de no tener alma, perdiendo así la posibilidad que se tiene en la resurrección de adquirir la Vida Eterna:

(04:45) ... Drácula toma el Cáliz, lo coloca sobre el altar y en él recoge sangre de la que brota de la cruz, y la bebe.

El espectador se sorprende al observar que la mano que supone sangrada no lo está. La sangre indica vida, por tanto el hecho de que no corra es una reafirmación de la inmortalidad de personaje quien es un vivo-muerto:

(15:03) En medio de la agresión manifiesta de Harker, Drácula toma su espada, la blande sobre su invitado y hace el ademán de un corte en su mano, y dice: : “La sangre es algo demasiado precioso en esta época. Los tiempos belicosos han terminado”. Mientras habla le muestra sus manos sobre las cuales no hay evidencia de alguna cortada.

(33:37) No obstante, Harker desobedece y sale de su habitación. Es guiado por unas voces y susurros femeninos que lo llevan a una sala. De las paredes y pisos la sala comienzan a brotar mujeres que seducen a Harker, una de ellas hace desaparecer del cuello del hombre el crucifijo que mantenía puesto; de las encías de ellas brotan colmillos y comienzan a chuparle la sangre y a morderlo en diferentes partes del cuerpo.

(55:38) Van Helsing está dictando una clase sobre vampiros, mostrándolos dice: “El problema de los vampiros es que si no se alimentan con sangre fresca a diario, sus propias células morirían”, en ese momento llega el telegrama y cierra su clase.

(56:55) Harker, secuestrado por Drácula en Transilvania, aparece en el castillo, preocupado por su situación y piensa que quizá no viva mucho y refiriéndose a las mujeres dice: “Estos demonios del abismo beben mi sangre para debilitarme y que no pueda escapar”. Luego intenta escapar lográndolo.

(58:39) El Dr. Van Helsing se encuentra con Jack en la sala. Los hombres se encuentran discutiendo la posibilidad de hipnotizar a Lucy. Van Helsing comenta “Las marcas del cuello fueron hechas por algo muerto, pero no-muerto. Nos acecha con un fin que aún no entiendo. Vive alimentándose con la sangre de ella. Es una bestia, un monstruo”.

(1:14:19) El Dr. Van Helsing piensa: “La sangre de ella, es la vida”. El Dr. Van Helsing se da cuenta del origen del sufrimiento de Lucy y dice: “es la causa, es lo que he estado buscando. Se trata de Drácula, el no-muerto. Lo que he perseguido toda mi vida”.

(1:25:32) Luego de la muerte de Lucy, los doctores van a su tumba para sacarle el corazón y cortarle la cabeza y así concederle el descanso eterno. Sin embargo, cuando abren el ataúd se dan cuenta que su cuerpo no está. El Dr. Van Helsing dice que es un vampiro y que debe estar vagando: “Anda errante en las tinieblas, es un vampiro, una Nosferatu. No mueren como la abeja después de picar. Se vuelven fuertes e inmortales cuando los infecta otro Nosferatu. No estamos luchando contra una bestia sino contra legiones ancestrales que se alimentan de la sangre de los vivos”. Aparece Lucy con un bebé, dispuesta a devorarlo, y los hombres la sorprenden. Ella trata de seducir a Quincy, pero en ese momento Van Helsing le muestra una cruz, ella se contorsiona y se introduce en el ataúd, escupiéndole un chorro de sangre. Este, en el nombre de Dios, le clava una estaca en el corazón y le corta la cabeza.

(1:38:53) Drácula se desplaza en forma de niebla verde a busca a Mina, la encuentra ya convertido en Drácula, ella lo acepta y él le dice: “No hay vida en este cuerpo”. Ella le responde: “Pero vives”-. El le confiesa su identidad y ella acepta convertirse en vampiro, él la muerde en el cuello, se corta el pecho (fluye su sangre) y le dice: “Bebe y únete a mí en la vida eterna”. Al mismo tiempo se arrepiente... Mina nuevamente insiste diciéndole: “Llévame contigo a través de esa muerte”. Finalmente el conde accede y responde: “Te daré la vida eterna, el amor sempiterno, el poder de las tormentas y las bestias de la tierra, camina conmigo para que seas mi amada esposa siempre”.

(1:58:02) En la abadía del castillo se encuentra Drácula ensangrentado, tendido en el piso, en el mismo escenario del comienzo de la película, en donde se hallaba muerta Elisabeta, y dice: “Dónde está mi Dios? El me ha abandonado. Llegó el final”. Mina intenta sacarle el puñal del corazón y lo besa en la boca. Todo el escenario se ilumina con luz blanca y los adornos en color dorado resplandecen. Mina dice: “Aún en presencia de Dios, entendí como mi amor podría librarnos de las tinieblas. Nuestro amor es más fuerte que la muerte”. En este momento el conde rejuvenece a la imagen del primero y le dice: “Dame la paz”. Mina le hunde totalmente la espada que él tiene en el corazón (brota sangre de la herida), y en el mismo momento a ella se le borra la señal de la ostia que lleva sobre la frente. Drácula muere con los ojos abiertos mirando la cruz. Ella llora, lo mira, le corta la cabeza (aparece la sangre) y en la cúpula aparece un fresco con la figura de los dos.

La sangre como símbolo de muerte.

En el Diccionario de Símbolos de Jean Chevalier, el rojo, según Atermidoro, tiene relación con la muerte. El rojo sacado a la luz, invierte la polaridad del símbolo, que de hembra-nocturno, se convierte en macho y solar. Aparece entonces asociado al blanco y al oro, y este constituye el símbolo de la fuerza vital. Recordemos, una vez más que la sangre cuando se derrama significa la muerte y que el rojo es símbolo de unión.

El color rojo toma una significación especial dado el momento de la historia. Culturalmente el rojo ha sido asociado con sentimientos tales como el amor, la pasión, el deseo, por otra parte también se le relaciona con la sangre, el fuego, con lo que represente de alguna manera lo diabólico.

A él le es entregada una carta de puño y letra de la esposa; la carta que está manchada con gotas de sangre explica las causas de su suicidio.

La sangre brota de objetos que son representativos para la religión. Recordemos que la sangre, cuando se derrama significa la muerte. Drácula parece estar poseído por alguna fuerza extraña cuando habla en un idioma expresando una idea que no es traducida al español:

(04:45) ... Drácula toma el Cáliz, lo coloca sobre el altar y en él recoge sangre de la que brota de la cruz, y la bebe.

(16:22) Harker es conducido a su habitación. El conde encuentra sobre el escritorio, en la alcoba, una foto. Al intentar tomarla su sombra tumba algunos objetos. Toma con su mano la foto de Mina y se siente atraído por ésta, se asombra al ver que la imagen en ella corresponde a la de su desaparecida Elisabeta. Justo en el momento en que toma aquel retrato, este comienza a llenarse de sangre. La sombra del conde refleja el movimiento de sus manos acercándose al cuello de Harker.

(33:37) No obstante, Harker desobedece y sale de su habitación. Es guiado por unas voces y susurros femeninos que lo llevan a una sala. De las paredes y pisos la sala comienzan a brotar mujeres que seducen a Harker, una de ellas hace desaparecer del cuello del hombre el crucifijo que mantenía puesto; de las encías de ellas brotan colmillos y comienzan a chuparle la sangre y a morderlo en diferentes partes del cuerpo.

(42:24) El poder de Drácula lo convierte en hombre lobo. En este estado posee a Lucy, la muerde, la chupa. Llega Mina y observa aquel espectáculo. El Hombre-Lobo (Drácula) se siente descubierto, parece mandarle una orden mental a Mina diciéndole “No, tu no me ves.”, de esta manera se desvanece y las mujeres creen haber tenido un sueño, algo comparable con una sensación de pesadilla en estado de vigilia. Lucy despierta del trance con la frase: “Aún siento el sabor de su sangre en mi boca.”

(52:30) Lucy se enferma y cada día empeora más. Su pretendiente Quincey, busca al médico amigo Jack, quien la examina y comenta que le es imposible saber que tiene Lucy y le sugiere ubicar a un amigo médico metafísico, Abraham Van Helsing. Quincey acepta y es así como le envían un telégrafo con el siguiente texto: “Amiga querida en agonía. Enfermedad de la sangre desconocida. Necesito ayuda urgente”.

(55:38) Cuando el doctor Van Helsing va a recibir el telegrama está dictando una clase sobre vampiros y comentaba: “La sangre y sus enfermedades como la sífilis serán nuestro tema. Se les llamó enfermedades venéreas, por las enfermedades de Venus consideradas de origen divino. Tienen que ver con problemas sexuales donde la ideología del cristianismo está presente. De hecho, la civilización y la sifilización han progresado juntas”...

(55:38) Van Helsing está dictando una clase sobre vampiros, mostrándolos dice: “El problema de los vampiros es que si no se alimentan con sangre fresca a diario, sus propias células morirían”, en ese momento llega el telegrama y cierra su clase.

(56:55) Harker, secuestrado por Drácula en Transilvania, aparece en el castillo, preocupado por su situación y piensa que quizá no viva mucho y refiriéndose a las mujeres dice: “Estos demonios del abismo beben mi sangre para debilitarme y que no pueda escapar”. Luego intenta escapar lográndolo.

(58:39) El Dr. Van Helsing se encuentra con Jack en la sala, éste último dice: “Presenta todos los síntomas de anemia, el análisis indica salud, pero no está bien. Su cuadro es de pérdida de sangre pero no encuentro la causa”. Se escuchan ruidos en la habitación de Lucy, quien grita: “Por favor que se salga esta cosa”. Cuando los doctores entran a su habitación, una sombra sale y quedan gotas de sangre derramadas en el tapete. El Dr. Van Helsing le mira el cuello a Lucy y dice que necesita una transfusión ya: “Si la sangre se densifica, los glóbulos explotarán y morirá. Agoniza y necesita sangre. La tendrá”. Llega Artur y dice: “Perdónenme, mi vida es de ella, daría toda mi sangre por ella”. Van Helsing le responde: “Toda su sangre, Gracias. Aquí será bien recibida. Gracias, pero no estoy pidiendo tanto”. Jack comenta: “esa pobre criatura lleva ya la sangre de dos hombres. Su cuerpo no aguantará tanto. Hay una marca en su garganta. No está enferma ni golpeada. Se que por ahí perdió la sangre”. Van Helsing pregunta: “Y en dónde quedó la sangre?, fuiste un estudiante cuidadoso. Piensa ¿Dónde quedó la sangre?”. Jack responde: “Las sábanas tenían sangre” Van Helsing le dice: “Correcto. No quieres ver, ni oír, lo que no puedes explicarte”. Jack le pregunta: “¿A caso, algo entró, se la chupó y salió volando?”. Van Helsing le responde: “Sí, por qué no?”. Los hombres se encuentran discutiendo la posibilidad de hipnotizar a Lucy. Van Helsing comenta “Las marcas del cuello fueron hechas por algo muerto, pero no-muerto. Nos acecha con un fin que aún no entiendo. Vive alimentándose con la sangre de ella. Es una bestia, un monstruo”.

(1:14:19) El Dr. Van Helsing lee el libro “Vampiro” sobre la historia de Drácula del cual extrae una frase: “Aquí viene la terrorífica historia del salvaje Drácula. Como empalaba a la gente y la rostizaba. Como la desollaba viva y la cortaba y luego se bebía su sangre”.

(1:18:10) Drácula llega a la casa de Lucy y mata al vigilante, pero no le importa su sangre. En la casa se encuentra Quincy cuidándola.

(1:28:33) Se encuentran Mina y Harker, quienes ya se han casado, cenando con el Dr. Van Helsing, quien pregunta a Harker: “Durante su infidelidad con esas mujeres demoníacas ¿Llegó a probar su sangre?.” Este le responde que no. A esto Van Helsing le dice: “¡Qué bueno. Su sangre no está infectada con esa terrible enfermedad, como Lucy¡”

(1:38:53) Drácula se desplaza en forma de niebla verde a busca a Mina, la encuentra ya convertido en Drácula, ella lo acepta; él le confiesa su identidad y ella comprende que él mató a Lucy, pero a pesar de esto, le dice que quiere seguir con él. Drácula le contesta que para estar juntos, ella tiene que morir primero. En este instante ella acepta, él la muerde en el cuello, se corta el pecho (fluye su sangre) y le dice: “Bebe y únete a mí en la vida eterna”. Al mismo tiempo se arrepiente diciendo: “No, no puedo dejar que esto sea”. Mina insiste: “Por favor, a mi no me importa, hazme tuya”. Drácula contesta: “No puedo hacerlo, pues yo camino entre las tinieblas de la muerte y te amo demasiado como para condenarte”. Mina nuevamente insiste diciéndole: “Llévame contigo a través de esa muerte”.

(1:46:03) Van en el tren rumbo a Transilvania. Mina enferma, parece tener convulsiones, los colmillos comienzan a brotarle en sus encías. El Dr. Van Helsing es seducido por Mina, pero reacciona y dice: “El vampiro la bautizó con su sangre y la sangre de ella morirá”. Se refiere a que ya es inútil hacerle una trasfusión de sangre.

(1:56:36) Los hombres interceptan el carruaje en el que va transportado Drácula. El sale y en medio de una pelea Harker le corta la garganta (aparece sangre). Quincy le entierra un cuchillo en el corazón. Mina con una escopeta en la mano se dirige a Harker: “Al llegar mi hora me harás lo mismo? Eso me harás?”. Harker le contesta que no. El Dr. Van Helsing comenta: “Terminó nuestro trabajo, le toca a ella”.


Anexo uno
Escenas en las que se muestra o se habla de la sangre


Año 1492, En la guerra en la que cae Constantinopla, un imperio cristiano amenazado por los turcos, Dracul, un caballero de la orden del Dragón quien acepta ir a los campos de batalla a combatir contra los turcos que atacan su país: Rumania, debiendo abandonar a su amada Elisabeta. Los turcos, le hacen creer a Elisabeta que Drácula ha muerto en la guerra. Ella en su desesperación recurre al suicidio arrojándose a las aguas de un río.

(03:21) El regreso de Drácula se enmarca en una abadía donde yace el cuerpo de Elisabeta, tendido en el piso y rodeado de algunos monjes. A él le entregan una carta manchada con gotas de sangre y escrita de puño y letra de la esposa, en ella le explica las causas de su suicidio. Las expresiones de misericordia, preocupación e incertidumbre en los rostros de los monjes, acrecientan la ira del caballero.

(04:45) Drácula desenvaina su espada y se lanza contra ellos, asustándolos. La entierra en una cruz de piedra ubicada detrás del altar. Al introducir la espada en el cruce de los dos travesaños de la cruz, del lugar en que ésta recibe el golpe brotan chorros de sangre; también, comienza a brotar de los ojos de los ángeles y de los candelabros inundando todo el espacio hasta alcanzar el cuerpo de Elisabeta. Drácula toma el Cáliz, lo coloca sobre el altar y en él recoge sangre de la que brota de la cruz, y la bebe.

(14:34) Al llegar al castillo, Harker es recibido por Drácula, ambos hablan. Harker es conducido al comedor para cenar; allí está colocado un retrato de alguien que causa curiosidad en el visitante, al preguntar sobre dicho retrato, el conde le explica que es uno de sus antepasados Dracul, miembro de la orden de caballeros que defendían el cristianismo y brevemente esboza su historia ocultando su verdadera identidad. Harker es incrédulo y ríe. Drácula indignado le responde: “Qué demonio o bruja fue tan grandioso como Atila cuya sangre fluye por estas venas?”

(15:03) En medio de la agresión manifiesta de Harker, Drácula toma su espada, la blande sobre su invitado y hace el ademán de un corte en su mano, y dice: : “La sangre es algo demasiado precioso en esta época. Los tiempos belicosos han terminado”. Mientras habla le muestra sus manos sobre las cuales no hay evidencia de alguna cortada.

(16:22) Harker es conducido a su habitación. El conde encuentra sobre el escritorio, en la alcoba, una foto. Al intentar tomarla su sombra tumba algunos objetos. Toma con su mano la foto de Mina y se siente atraído por ésta, se asombra al ver que la imagen en ella corresponde a la de su desaparecida Elisabeta. Justo en el momento en que toma aquel retrato, este comienza a llenarse de sangre. La sombra del conde refleja el movimiento de sus manos acercándose al cuello de Harker.

(26:15) Harker permanece secuestrado en el castillo, aumenta su miedo y su angustia que parece es percibida por Drácula, quien misteriosamente aparece en la habitación justo en el momento en que Harker se rasura; se corta el cuello y el conde le dice: “Tenga cuidado, ya se cortó. Es más peligroso de lo que usted cree” disimuladamente toma la hoja de afeitar ensangrentada y la chupa deleitando su sabor. Drácula intimida a Harker tomando la cuchilla y colocándosela en el cuello, le dice que por ningún motivo se le ocurra salir de su habitación. Le ordena escribir tres cartas, una a la compañía donde trabaja, otra a su familia y otra a Mina donde informe que no sabe cuándo regresará.

(33:37) No obstante, Harker desobedece y sale de su habitación. Es guiado por unas voces y susurros femeninos que lo llevan a una sala. De las paredes y pisos la sala comienzan a brotar mujeres que seducen a Harker, una de ellas hace desaparecer del cuello del hombre el crucifijo que mantenía puesto; de las encías de ellas brotan colmillos y comienzan a chuparle la sangre y a morderlo en diferentes partes del cuerpo.

(40:16) El arribo del conde a Inglaterra trae consigo cambios que van desde el clima hasta en la personalidad de los personajes. Aquí muestran una tormenta que surge repentina. Lucy que hasta el momento ha permanecido vestida de blanco, ahora está de rojo, presa de un estado de excitación sale corriendo en medio de la tormenta al jardín, es seguida por Mina quien la llama, pero su amiga parece no escucharle. Lucy como poseída por una fuerza entra al laberinto del jardín aún seguida por Mina.

(42:24) El poder de Drácula lo convierte en hombre lobo. En este estado posee a Lucy, la muerde, la chupa. Llega Mina y observa aquel espectáculo. El Hombre-Lobo (Drácula) se siente descubierto, parece mandarle una orden mental a Mina diciéndole “No, tu no me ves.”, de esta manera se desvanece y las mujeres creen haber tenido un sueño, algo comparable con una sensación de pesadilla en estado de vigilia. Lucy despierta del trance con la frase: “Aún siento el sabor de su sangre en mi boca.”

(52:30) Lucy se enferma y cada día empeora más. Su pretendiente Quincey, busca al médico amigo Jack, quien la examina y comenta que le es imposible saber que tiene Lucy y le sugiere ubicar a un amigo médico metafísico, Abraham Van Helsing. Quincey acepta y es así como le envían un telegrama con el siguiente texto: “Amiga querida en agonía. Enfermedad de la sangre desconocida. Necesito ayuda urgente”.

(55:38) Cuando el doctor Van Helsing va a recibir el telegrama está dictando una clase sobre vampiros y comentaba: “La sangre y sus enfermedades como la sífilis serán nuestro tema. Se les llamó enfermedades venéreas, por las enfermedades de Venus consideradas de origen divino. Tienen que ver con problemas sexuales donde la ideología del cristianismo está presente. De hecho, la civilización y la sifilización han progresado juntas”, mostrando los vampiros dice: “El problema de los vampiros es que si no se alimentan con sangre fresca a diario, sus propias células morirían”, en ese momento llega el telegrama y cierra su clase.

(56:51) El cruce entre escenas lo genera una mancha de sangre.

(56:55) Harker, secuestrado por Drácula en Transilvania, aparece en el castillo, preocupado por su situación y piensa que quizá no viva mucho y refiriéndose a las mujeres dice: “Estos demonios del abismo beben mi sangre para debilitarme y que no pueda escapar”. Luego intenta escapar lográndolo.

(58:14) El Dr. Van Helsing llega a la casa de Lucy donde ésta se encuentra excitada y vestida de rojo. Se hace manifiesta la presencia de Drácula: hay flores en el cuarto que se marchitan con su paso. Las células de su sangre se muestran con movimientos más veloces.

(58:39) El Dr. Van Helsing se encuentra con Jack en la sala, éste último dice: “Presenta todos los síntomas de anemia, el análisis indica salud, pero no está bien. Su cuadro es de pérdida de sangre pero no encuentro la causa”. Se escuchan ruidos en la habitación de Lucy, quien grita: “Por favor que se salga esta cosa”. Cuando los doctores entran a su habitación, una sombra sale y quedan gotas de sangre derramadas en el tapete. El Dr. Van Helsing le mira el cuello a Lucy y dice que necesita una transfusión ya: “Si la sangre se densifica, los glóbulos explotarán y morirá. Agoniza y necesita sangre. La tendrá”. Llega Artur y dice: “Perdónenme, mi vida es de ella, daría toda mi sangre por ella”. Van Helsing le responde: “Toda su sangre, Gracias. Aquí será bien recibida. Gracias, pero no estoy pidiendo tanto”. Jack comenta: “esa pobre criatura lleva ya la sangre de dos hombres. Su cuerpo no aguantará tanto. Hay una marca en su garganta. No está enferma ni golpeada. Se que por ahí perdió la sangre”. Van Helsing pregunta: “Y en dónde quedó la sangre?, fuiste un estudiante cuidadoso. Piensa ¿Dónde quedó la sangre?”. Jack responde: “Las sábanas tenían sangre” Van Helsing le dice: “Correcto. No quieres ver, ni oír, lo que no puedes explicarte”. Jack le pregunta: “¿A caso, algo entró, se la chupó y salió volando?”. Van Helsing le responde: “Sí, por qué no?”. Los hombres se encuentran discutiendo la posibilidad de hipnotizar a Lucy. Van Helsing comenta “Las marcas del cuello fueron hechas por algo muerto, pero no-muerto. Nos acecha con un fin que aún no entiendo. Vive alimentándose con la sangre de ella. Es una bestia, un monstruo”.

(1:04:36) Mina aparece vestida de rojo cenando con el conde, éste recuerda a su amada Elisabeta. Sostienen un diálogo.

(1:14:19) El Dr. Van Helsing lee el libro “Vampiro” sobre la historia de Drácula del cual extrae una frase: “Aquí viene la terrorífica historia del salvaje Drácula. Como empalaba a la gente y la rostizaba. Como la desollaba viva y la cortaba y luego se bebía su sangre”. El Dr. Piensa: “La sangre de ella, es la vida”. El Dr. Van Helsing se da cuenta del origen del sufrimiento de Lucy y dice: “es la causa, es lo que he estado buscando. Se trata de Drácula, el no-muerto. Lo que he perseguido toda mi vida”.

(1:18:10) Drácula llega a la casa de Lucy y mata al vigilante, pero no le importa su sangre. En la casa se encuentra Quincy cuidándola.

(1:20:11) Drácula, en forma de hombre lobo, le dice a Lucy: “Te condeno a vivir en la muerte, al ansia eterna de la sangre de los vivos”. La desgarra, se la devora y Lucy “muere”.

(1:25:32) Luego de la muerte de Lucy, los doctores van a su tumba para sacarle el corazón y cortarle la cabeza y así concederle el descanso eterno. Sin embargo, cuando abren el ataúd se dan cuenta que su cuerpo no está. El Dr. Van Helsing dice que es un vampiro y que debe estar vagando: “Anda errante en las tinieblas, es un vampiro, una Nosferatu. No mueren como la abeja después de picar. Se vuelven fuertes e inmortales cuando los infecta otro Nosferatu. No estamos luchando contra una bestia sino contra legiones ancestrales que se alimentan de la sangre de los vivos”. Aparece Lucy con un bebé, dispuesta a devorarlo, y los hombres la sorprenden. Ella trata de seducir a Quincy, pero en ese momento Van Helsing le muestra una cruz, ella se contorsiona y se introduce en el ataúd, escupiéndole un chorro de sangre. Este, en el nombre de Dios, le clava una estaca en el corazón y le corta la cabeza.

(1:28:33) Se encuentran Mina y Harker, quienes ya se han casado, cenando con el Dr. Van Helsing, quien pregunta a Harker: “Durante su infidelidad con esas mujeres demoníacas ¿Llegó a probar su sangre?.” Este le responde que no. A esto Van Helsing le dice: “¡Qué bueno. Su sangre no está infectada con esa terrible enfermedad, como Lucy¡”

(1:38:53) Drácula se desplaza en forma de niebla verde a busca a Mina, la encuentra ya convertido en Drácula, ella lo acepta y él le dice: “No hay vida en este cuerpo”. Ella le responde: “Pero vives”-. El le confiesa su identidad y ella comprende que él mató a Lucy, pero a pesar de esto, le dice que quiere seguir con él. Drácula le contesta que para estar juntos, ella tiene que morir primero. En este instante ella acepta, él la muerde en el cuello, se corta el pecho (fluye su sangre) y le dice: “Bebe y únete a mí en la vida eterna”. Al mismo tiempo se arrepiente diciendo: “No, no puedo dejar que esto sea”. Mina insiste: “Por favor, a mi no me importa, hazme tuya”. Drácula contesta: “No puedo hacerlo, pues yo camino entre las tinieblas de la muerte y te amo demasiado como para condenarte”. Mina nuevamente insiste diciéndole: “Llévame contigo a través de esa muerte”. Finalmente el conde accede y responde: “Te daré la vida eterna, el amor sempiterno, el poder de las tormentas y las bestias de la tierra, camina conmigo para que seas mi amada esposa siempre”.

(1:43:00) Los hombres encuentran a Mina con Drácula. Ella tiene sangre en la boca. Intentan atrapar a Drácula pero éste se desvanece y aparece una imagen con ratas que huyen del lugar.

(1:46:03) Van en el tren rumbo a Transilvania. Mina enferma, parece tener convulsiones, los colmillos comienzan a brotarle en sus encías. El Dr. Van Helsing es seducido por Mina, pero reacciona y dice: “El vampiro la bautizó con su sangre y la sangre de ella morirá”. Se refiere a que ya es inútil hacerle una trasfusión de sangre.

(1:51:56) Ya en el castillo Mina y las mujeres de Drácula intentan seducir a los hombres y es en ese instante cuando Van Helsing le coloca una ostia en la frente, dejándole una marca.

(1:56:36) Los hombres interceptan el carruaje en el que va transportado Drácula. El sale y en medio de una pelea Harker le corta la garganta (aparece sangre). Quincy le entierra un cuchillo en el corazón. Mina con una escopeta en la mano se dirige a Harker: “Al llegar mi hora me harás lo mismo? Eso me harás?”. Harker le contesta que no. El Dr. Van Helsing comenta: “Terminó nuestro trabajo, le toca a ella”.

(1:58:02) En la abadía del castillo se encuentra Drácula ensangrentado, tendido en el piso, en el mismo escenario del comienzo de la película, en donde se hallaba muerta Elisabeta, y dice: “Dónde está mi Dios? El me ha abandonado. Llegó el final”. Mina intenta sacarle el puñal del corazón y lo besa en la boca. Todo el escenario se ilumina con luz blanca y los adornos en color dorado resplandecen. Mina dice: “Aún en presencia de Dios, entendí como mi amor podría librarnos de las tinieblas. Nuestro amor es más fuerte que la muerte”. En este momento el conde rejuvenece a la imagen del primero y le dice: “Dame la paz”. Mina le hunde totalmente la espada que él tiene en el corazón (brota sangre de la herida), y en el mismo momento a ella se le borra la señal de la ostia que lleva sobre la frente. Drácula muere con los ojos abiertos mirando la cruz. Ella llora, lo mira, le corta la cabeza (aparece la sangre) y en la cúpula aparece un fresco con la figura de los dos.

Se recomienda leer:
http://manuelvelandiaautobiografiayarticulos.blogspot.com/2010/04/algunas-notas-para-comprender-que-es-la.html