martes, 17 de mayo de 2011

No permitas la homofobia


Manuel Antonio Velandia Mora
España, mayo de 2011

El 17 de mayo se celebra el Día Internacional contra la Homofobia, Lesbofobia y la Transfobia, conmemorando que en 1990 la Organización Mundial de la Salud aceptó oficialmente la homosexualidad como una variación natural de la sexualidad humana, al retirar la homosexualidad de su lista de desórdenes mentales, pero ello no ha acabado con la homofobia, es más en algunas personas, ciudades y países se ha incrementado.


Desde 1990, la comunidad científica internacional se opone a todos los enfoques que consideran la homosexualidad como una “enfermedad” que debe ser "curada"; pero si hay una enfermedad que requiere tratamiento, esta es la homofobia, porque quien está afectado por ella no solo se produce daño emocional a sí mismo y a los demás, y en muchos casos hacen a quienes son objeto de su fobia, victimas de exclusión social, discriminación, estigma, desplazamiento forzado, lesiones físicas, encarcelamiento, pena de muerte e inclusive asesinato y de otros crímenes de odio que refuerzan los sentimientos de culpa y baja autoestima, aumentan el sufrimiento psicológico y en algunos casos extremos llevan a las personas al suicidio, a abandonar sus familias y los pueblos en los que han nacido.

Difundir o vivir el desorden mental de la homofobia, la lesbofobia y la transfobia, incita a la discriminación, la violencia y los asesinatos, a crear leyes en las que las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo conducen a la pena de muerte en 7 países y eran consideradas como una forma de crimen en otros 80.

En la mayoría de países del mundo, a las personas de la comunidad lesbiana, gay, bisexual, transexual, intersexual, queer, etc., se les niegan sus derechos humanos fundamentales tal como estos son definidos, entre otros, por la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

En Colombia, las personas homosexuales y lesbianas tienen derechos civiles reconocidos. El Alto Tribunal decidió incluir a las parejas del mismo sexo dentro del concepto de "compañero permanente", a partir de la fecha (28 de enero de 2009) estas parejas se verán cubiertas por diferentes derechos en materia civil, penal, política, migratoria, social y económica, que les permitirán estar en igualdad de condiciones con las parejas heterosexuales que vivan en unión libre; sin embargo, las personas transexuales no tiene derecho a tratamiento hormonal o a operaciones que cambian su morfología corporal, pero no por ello han dejado de vulnerarse sus derechos; algunos políticos aun no aceptan las uniones civiles y se han recortado prestaciones de servicios asistenciales y para la prevención del sida, esto facilita su vulnerabilidad frente al VIH, incrementa la falta de adherencia a los tratamientos inhibidores del VIH disminuyendo la esperanza de vida de las personas, acercándolas a la muerte.

La homofobia, la lesbofobia y la transfobia nos afectan directamente, son más de cien los homosexuales, lesbianas, transexuales y travestis que han sido amenazado de muerte; mujeres lesbianas, homosexuales y trans han sido agredid*s física y verbalmente en las calles y en espacios comerciales. Somos muchos los que hemos pedido asilo en Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y España, no siempre lo conceden pero algunos ya lo hemos logrado, siendo este un reconocimiento internacional de la vulneración a los derechos que existe en Colombia.

La consideración de la orientación sexual y la identidad de género como un derecho humano fundamental implica además la creación de servicios de información y apoyo a personas LGTBI, leyes integrales para personas transexuales, que aborden todos los ámbitos en los que necesitan apoyo institucional para superar la transfobia, iniciativas encaminadas a asegurar la salud integral, la prevención del VIH, la articulación de políticas específicas de igualdad hacia los colectivos más discriminados dentro de la realidad lésbica, gay, transexual y bisexual: las personas mayores, las mujeres, las y los adolescentes, las diversas funcionalmente, seropositivas, inmigradas, hombres y mujeres transexuales; y que, las autoridades religiosas condenen firmemente el uso de discursos que proponen y/o impulsan procesos de “reparación” de la homosexualidad y transexualidad, y que promuevan el respeto de la diversidad sexual y de la identidad de género como variaciones de la sexualidad humana.

En esta acción me uno a todas las organizaciones en todos los países del mundo en la que cada un* de sus miembros se han abanderado de su derecho a Ser y estar siendo ciudadanos plenos y sujetos plenos de derechos, para exigir que en su contra no se ejerza  sin ningún tipo de violencia justificada en contenidos LGTBIfobicos.

No permitas que nadie te oculte, no permitas que nadie te diga qué hacer con tu cuerpo, con tu sexualidad, con tu libertad, no permitas que tu propia homofobia sea el espacio para que otros te separen, aíslen, excluyan. 

Convocamos a las personas LGTBI y demás personas coherentes con los derechos humanos a que pidan atención política a los políticos para que los derechos de las personas LGTBI en Colombia y el mundo sean una realidad.

Entre todos podemos construir un mundo diferente, no ocultes tu voz, no acalles tus miedos, lucha por tus derechos, di No a la homofobia, se parte de la movilización mundial contra la homofobia, autorízate para que en cada ciudad colombiana y del mundo, se pueda Ser.